¿Un breve repaso histórico?

Existen antecedentes históricos que demuestran que este formato puede ser atractivo para muchos televidentes. Habitualmente los eventos retransmitidos son sucesos ordinarios. La primera retransmisión de este tipo que se puede citar es una película de Andy Warhol llamada Sleep. En ella se veía a un poeta llamado John Giorno dormir durante más de cinco horas. Aunque fue rodada en 1964, se retransmitió en una televisión local de Nueva York en 1966.

Pero el momento en el que se popularizó a nivel mundial este tipo de programas fue en la televisión noruega. Se retransmitió un evento que consistía en un viaje de 7 horas en tren. Esto fue en el año en 2009. Posteriormente se han realizado este tipo de programas a lo largo y ancho del mundo. Lo importante radica en que nos ofrece una forma diferente de ver televisión, proporcionando una alternativa a los acelerados programas tipo fast food de la mayoría de los canales actuales.

Las ventajas de la slow tv

Muchos se preguntan qué ventajas tiene la slow TV para el espectador. Son muchas, y existe cada vez mayor demanda de este tipo de productos televisivos.

Para empezar, es una manera diferente de entretenimiento ya que nos acerca mucho más a nuestra propia realidad. La vida real no transcurre en segundos o minutos, sino que las circunstancias se van desarrollando durante horas o días. Así este formato sintoniza con la forma en que nuestro cerebro procesa la realidad para asentarla, experimentarla y sentirla. Por ejemplo, cuando se disfruta de un paisaje no se mira unos segundos, ni siquiera unos minutos. El placer se obtiene cuando la persona puede tomarse el tiempo necesario para impregnarse de esas sensaciones visuales y acústicas.

Otro de los efectos positivos es que este tipo de tv proporciona un tiempo de relajación. Si un espectador está viendo un día de pesca en un río, podrá ver y escuchar todo lo que ocurre con la mayor de las tranquilidades. Los sonidos serán naturales y no se les añade ningún tipo de música. Así, el mar, el viento, las montañas, los animales, los sonidos de un tren en marcha o los de un barco al navegar van a provocar una sensación relajante única.

Estos programas ofrecen un entretenimiento sosegado, tranquilo. La persona que lo ve se enfoca en los detalles cotidianos, en las pequeñas cosas de cada día. En realidad, el exceso de información, los programas que incluyen todo tipo de eventos, sin orden ni concierto, de manera rápida provocan ansiedad y confusión en muchos momentos.

Moods, el mejor canal slow TV: todo lo que necesitas para relajarte

A través de más de 200 vídeos disponibles puedes encontrar diversas formas de relajarte y disfrutar de los mejores sonidos acompañados de paisajes de ensueño. Vídeos de entre 40 y 50 minutos con imágenes de alta calidad con que muestran el maravilloso fondo del mar o playas paradisíacas. Convierte tu televisor en un acuario y evádete de la realidad. Dale vida a la televisión de tu sala de estar con la slow TV.
Sin duda una variada apuesta que puedes utilizar para tus momentos de relax o incluso para ofrecer a los clientes de una consulta médica.

Además, la slow tv es muy sencilla de encontrar pues la puedes instalar accediendo a la aplicación desde Google Play en tu navegador. Así de sencillo, así de cómodo y así de relajante.