Desembarcaba así la multinacional americana en un mercado de OTT de video híper competitivo uniéndose a una innumerable lista de propuestas en el segmento del video bajo demanda en España.

 

Pluto TV: un modelo AVOD

La novedad del servicio de Pluto TV era que aborda nuestro mercado de contenidos de VOD bajo una aproximación pura de AVOD, esto es, un modelo sustentado sobre publicidad (Advertising Video on Demand) en el que el usuario no tiene que pagar por los contenidos que ofrece la plataforma a cambio de recibir anuncios.

El modelo, que es el mismo que ha explorado con enorme éxito desde su lanzamiento Youtube, implica que el usuario recibe anuncios conocidos como Video Insert que son reproducidos mientras el usuario ve el contenido, generalmente antes del video y denominados pre-rolls aunque también pueden mostrarse en un momento intermedio del video (mid-rolls) y en menor medida, al final del video (post-rolls).

En este modelo la publicidad suele ser muy corta y el usuario podrá decidir si quiere dejar de verla transcurridos unos segundos.

Los modelos SVOD

Frente a los modelos de AVOD, la mayoría del mercado español y mundial ha visto proliferar modelos de SVOD (Subscription Video on Demand) en los que el usuario paga una suscripción o cuota generalmente con carácter mensual y por lo que accede a contenidos premium y en muchos casos exclusivos.

Son los modelos que en la actualidad desarrollan gigantes como Netflix, HBO o Disney u otros actores que buscan atender nichos de demanda e interés como Alchimie, que ha desarrollado una oferta paquetizada llamada TVPlayer con más de 30 canales tanto live como bajo demanda, y una oferta de SVOD en canales StandAlone con opciones tan atractivas como MuyInteresanteTV, VaughanPlay TV, EspacioMisterioTV, ObjetivoBienestar TV, DocHuman, el Mapa de Sebas TV o WikisebaTV.

Estos modelos ponen el foco en ofrecer una experiencia exclusiva en la que los contenidos se muestran sin cortes y sin publicidad alguna y por lo que está justificado el pago de una cuota por esta experiencia mejorada.

Una variante, el modelo TVOD

Como complemento a estos modelos el mercado ha venido desarrollando otros modelos dependiendo en general de la naturaleza del contenido en cuestión y de la experiencia de consumo asociada. En este sentido, en los modelos TVOD (Transactional Video on Demand) el usuario paga únicamente por el contenido que quiere ver. De esta forma el contenido está disponible mientras transcurre el acto si se trata de un contenido en vivo como un partido de fútbol, o el usuario puede acceder al video durante un periodo de tiempo en un modelo cercano al alquiler en el que pago se hace por determinadas horas.

Estos modelos, que históricamente se desarrollaron con anterioridad a los modelos publicitarios y de suscripción pura, tenían como principal exponente las ofertas de Pay Per View clásicas o los esquemas de alquiler en opción videoclub que por ejemplo muchas operadoras de telecomunicaciones siguen ofreciendo como complemento a las ofertas de suscripción o ligadas a tarifas. En este mismo modelo se posicionó desde el principio Rakuten TV apostando por ofrecer en modalidad de alquiler los principales estrenos cinematográficos fuera de las ventanas de reproducción a las que acceden las plataformas de SVOD.

La evolución del mercado lleva a que en la actualidad y posiblemente en los próximos años las fronteras entre estas categorías y de sus modelos de negocio asociados se vayan a ir diluyendo. Del mismo modo que en el sector de la prensa y en los gigantes de la música como Spotify los modelos free con publicidad y premium conviven bajo una misma marca, ya hemos observado como actores como RakutenTV ha empezado a incorporar una oferta de contenidos gratuitos bajo AVOD para sus usuarios o como el modelo híbrido es el que desarrolla Hulu en Estados Unidos.

La gran complejidad de actores, las diferentes vertientes de los modelos de negocio y las estrategias en un mercado tan fuertemente competitivo hacen difícil de prever la evolución de un sector en constante cambio y en proceso continuo de reinvención. Sin duda los movimientos que hemos visto hasta ahora no serán los últimos.